¿Hay que obligar al niño a comer?

niña con cuchara

Las predilecciones alimentarias tienen su origen en los primeros años de vida, cuando se aprende qué, cuándo y cómo comer

Los niños, a través de las experiencias directas con los alimentos, configuran las preferencias posteriores.

¿Los gustos se aprenden o son innatos?

Durante el primer año de vida se experimenta un rápido crecimiento físico, social y emocional. También se desarrollan las preferencias alimentarias, que se configurarán durante toda la infancia.

¿Por qué nos negamos a probar alimentos nuevos?

Negarse a comer alimentos nuevos se denomina neofobia alimentaria y se define como un sentimiento de rechazo hacia la ingesta de alimentos nuevos. Esta actitud (habitual en niños de unos dos años de edad y percibida por los adultos como un capricho infantil) es en realidad un mecanismo de adaptación cuyo objetivo es evitar la ingesta de alimentos o sustancias que podrían ser peligrosas o tóxicas. Después de haberse familiarizado con el alimento, la neofobia se supera con éxito.

Cómo educar la preferencia por los alimentos saludables

El objetivo es que tanto los niños como los adultos coman de la forma más saludable posible.

Os voy a dar unas claves para ayudaros a que vuestros hijos coman de forma más saludable:

  1. El niño tiene que llegar a la hora de comer con hambre: no hay que darle ningún capricho antes de comer
  2. Haz que la hora de comer sea agradable: La atmósfera emocional en las horas de comer es muy importante. No conviene utilizar este momento como una oportunidad para reñir ni discutir. No hagas sentir mal al niño por no comer. Tienes que conseguir que el momento de la comida sea armonioso para todos. Apagar la televisión y sentarse a comer en familia y sin distracciones.
  3. Predica con el ejemplo: Los padres, familiares o cuidadores son modelos que el niño tomará como referencia para probar o no un nuevo alimento o bien de ingerir más alimentos saludables. No podemos decirle a un niño que coma algo que nosotros no comemos.
  4. Muestra al niño a una variedad de alimentos saludables: Esto aumentará las posibilidades de que tenga ganas de probarlos. Pon a su alcance alimentos saludables pero sin insistir en que los pruebe. El deseo tiene que surgir de él. Comer bien no debe de utilizarlo para complacer o en ocasiones molestar al adulto.
  5. Es importante fomentar su independencia y dejarle crecer con autonomía: A veces un niño se puede negar a comer porque quiere llevarse él mismo el alimento a la boca
  6. No restrinjas el acceso a determinados alimentos: Esto incrementa la preferencia del niño hacia ellos. Si no quieres que los coma, evita que estén en casa, y si se los ofrecen en la calle, no le obligues a renunciar.
  7. No fuerces al niño a comer ningún alimento: Esto disminuirá la preferencia por parte del niño hacia ese alimento.
  8. No uses alimentos que le gustan como recompensa, y los que no le gustan como castigo. Puede alterar las preferencias del niño y el uso emocional que éste haga de los alimentos, tanto interno como externo.
  9. Implica a tus hijos en la preparación de alimentos y en la compra de los mismos
  10. No renuncies: Con paciencia, la exposición repetida (sin forzar, insistir u obligar), se puede romper la resistencia.

 

 

Facebook Twitter Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>