Trucos para cocinar con menos grasa

Está demostrado que un exceso de grasa en nuestra alimentación contribuye la aparición de sobrepeso y a un incremento en los niveles de colesterol.

Voy a daros unos cuantos trucos para poder cocinar con menos grasa conservando a su vez el buen sabor de las comidas.

Cocinar en el microondas:


Pimiento verde y cebolla: Se trocean de la manera deseada (en cuadraditos o en tiras), se añade un poco de aceite y sal y se cuecen tapados durante unos 10-15 minutos, dependiendo de la cantidad. Se pueden saltear en la sartén y utilizarlas para acompañamientos, salsas (tomate por ejemplo) etc. Yo os recomiendo hacer una gran cantidad y así luego poderlo congelar en recipientes de plástico para tener a mano en cualquier momento.

Patatas fritas con poco aceite. Se pelan las patatas y se cortan de la forma deseada (cuanto más finas sean, antes se cocinarán). Se introducen en el microondas bien extendidas en un recipiente (pyrex o lekue), pulverizadas con aceite de oliva y una pizca de sal. Se tapa el recipiente y se cocina a potencia máxima durante unos 4-5 minutos, o tal vez más, según la cantidad. Cuando estén cocidas, se saltean en una sartén antiadherente para que se doren. Estas patatas pueden servirse como guarnición o ser la base para elaborar una tortilla de patatas menos grasa.

Pescado al vapor: cocinado en el microondas mantiene todos sus nutrientes y sabor. Se le puede añadir un poco de limón o vinagre suave después de hacerlo e incluso una gotita de aceite de oliva virgen en crudo.

Cocinar en la olla a presión:

Verduras al vapor. Cualquier verdura se puede beneficiar de la cocción al vapor en la olla a presión. Si todavía no tenéis el cestillo para cocinar al vapor, os recomiendo que lo compréis porque en cuanto empecéis a usarlo y a pillarle el tranquillo, lo utilizaréis muy a menudo. Os recomiendo utilizar las verduras limpias, sin sal ni aceite. Una vez cocidas y antes de servirlas, podéis añadir unas gotitas de aceite crudo y la sal. Las verduras que mejor quedan al vapor son: las judías verdes (vainas), la coliflor, el brócoli, las coles de bruselas, los guisantes congelados y los puerros.

Pescado al vapor. Al igual que en el microondas, también se puede hacer, pero a mí personalmente me parece más sencillo y cómodo hacerlo en el microondas.

Otros trucos

Legumbres con poca grasa: Se pueden hacer unas legumbres exquisitas (garbanzos, lentejas, alubias, soja) simplemente añadiendo unas verduras, como ajo, pimiento, cebolla y zanahoria y la sal cuando corresponda. No utilicéis aceite ni añadáis ningún ingrediente más. Después de cocidas, podéis añadir el aceite en crudo antes de servir. Si os gustan las morcilla, costilla, etc, os recomiendo cocerlos a parte (en un caldo de verduras) para que no aporten el exceso de grasa que suelen contener, de esta manera además eliminamos parte de esta grasa. Para aportar el sabor del chorizo que a muchos os gusta, os recomiendo añadir un buen pimentón de la vera, que le dará un buen sabor sin añadir nada de grasa.

Caldos desgrasados. Para que el caldo tenga más sabor, mejor color y menos grasa, antes de poner los huesos y las carnes en el agua de la cocción, se colocan en una bandeja o fuente refractaria de horno, se rocían con aceite y se meten al horno precalentado hasta que se doren un poco. Hay que remover de vez en cuando. Al sacarlos, se mezclan con la verdura y el agua fría, sin los jugos que han soltado, y se cuecen unas horas. Así se consigue un sabroso caldo sin apenas grasa.

El caldo se puede desgrasar más, si se deja enfriar y se retira la capa sólida (pura grasa) que se forma en la superficie.

Mayonesa más ligera. Se sustituye el huevo por leche desnatada, ya que la mezcla de esta con el aceite hace que se forme la emulsión y se reduce la grasa del huevo. También podemos aligerar una mayonesa normal mezclándola con leche desnatada o yogur natural desnatado.

Jamón serrano o lomo en lugar de embutidos. Los embutidos son el resultado de la mezcla de magro de cerdo u otras carnes y grasa (principalmente tocino), mientras que al jamón y al lomo se le puede eliminar gran parte de la grasa que contiene.

Tostadas con queso fresco desnatado. Sustituir la mantequilla o la margarina por queso fresco desnatado es una opción para reducir la cantidad de grasa del desayuno.

Enlaces relacionados:

 

 

 

 

Facebook Twitter Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>